“La tarea de la política es prevenir los conflictos; la de la educación es establecer la paz. Debemos convencer al mundo de la necesidad de realizar un esfuerzo universal, colectivo, por sentar las bases para la paz”. María Montessori, Educación y Paz.

El método Montessori se sustenta en pilares fundamentales: el ambiente preparado, la guía del adulto, el niño en el centro del proceso de aprendizaje, la educación cósmica y la educación para la paz. Y entre ellos, es esta última la que quizás sea el aporte más genuino y revolucionario, ya que no solo propone que la educación colabora en la construcción de la paz, sino que son las niñas y los niños los verdaderos portadores de la paz. Solo las niñas y niños pueden salvar a la humanidad.

María Montessori planteaba que, cada vez que los adultos utilizamos el concepto de paz, lo entendemos desde la mera ausencia de guerra entre naciones, por un lado, y la serenidad interior en cada uno de nosotros, por otro. Frente a eso, ella nos invita a entenderla como un estilo de vida, que se puede adquirir desde los primeros años a través de la educación, fundada en el amor, el respeto, la libertad, la confianza, la cooperación y en los intereses del niño.

¿Por qué Septiembre es el mes de la paz? Cada año, el 21 de septiembre, se celebra el Día Internacional de la Paz en todo el mundo. La Asamblea General de las Naciones Unidas ha declarado esta fecha como el día dedicado al fortalecimiento de los ideales de paz, a través de la observación de 24 horas de no violencia y alto al fuego.

En el contexto que nos ha tocado vivir, y mientras nos vamos recuperando de la pandemia, es una invitación a inspirarnos, a ser creativos y colaborativos en la búsqueda de formas de ayudar a otros para recuperarse y mejorar, siendo aportes a la construcción de un mundo más igualitario, más justo, equitativo, inclusivo, sostenible y más saludable.

Es así como, desde nuestro lugar como Colegio Montessori, queremos invitarles a reflexionar sobre la necesidad de construir ambientes de paz, encuentro y cooperación, en la familia, la escuela, la comunidad en la que nos insertamos y vivimos. Solo así lograremos encarnar como comunidad las palabras de Montessori.

“Todo el mundo habla de paz, pero nadie educa para la paz. La gente educa para competir y este es el principio de cualquier guerra. Cuando eduquemos para cooperar y ser solidarios unos con otros, ese día estaremos educando para la paz”

María Montessori.