El sábado 10 de abril  se llevó a cabo la primera reunión 2021 de delegados -todos los electos este año-, y se le dio un formato de Jornada CEPACE porque por primera vez, se invitó a las autoridades del colegio: al rector, Orlando Galaz; al encargado de convivencia, Gonzalo Hevia; a un representante del Consejo Directivo, Isabel Espinoza; además del jefe del grupo scout, Tomás Barrionuevo.

“La reunión partió con un ambiente muy cálido y ameno. Con humor y buena disposición de parte de todos los delegados”, dice Patricia Verdugo, presidenta del CEPACE, quien fue la encargada de dar la bienvenida a todos los presentes.

El rector realizó una presentación en la que dio a conocer los avances que ha experimentado el colegio en el último tiempo, destacó los tres ejes en los que se basado el colegio durante este tiempo para cimentar un buen clima: respeto, diálogo y confianza; el fortalecimiento del área de convivencia, entre otros temas y habló de las proyecciones que tienen para los próximos años.

También estuvo invitado el jefe del grupo scout del colegio, Tomás Barrionuevo, quien dio la gran noticia de que este años: el CAMPAHI virtual.

Luego vino el bloque CEPACE donde el centro de padres expuso sobre lo que fue el trabajo durante el 2020. “Expusimos la nueva forma de trabajar que instauramos, implementando una mesa de trabajo, una especie de directiva ampliada con representantes de los diferentes ciclos del colegio. Y también, sobre que estamos en un nuevo año de elección de directiva, por lo que se dio inicio formal al proceso de postulación de candidatos a la mesa directiva del CEPACE 2021-2022”, explica la actual presidenta.

Además, se realizó elección de TRICEL quedando conformado por: Isabelle Gavineaud, Margarita Acuña y Fernando Aranda. También delegados de cada nivel nombrarán a su representante.

Una cosa que quedó en evidencia es que las reuniones de delegados serán a futuro, y tal como esta, instancias no sólo de reclamos o alegatos, sino para transmitir noticias positivas, avances, aportar ideas, etc. Y, por supuesto, recoger las inquietudes que pudiesen existir.