Patricia Verdugo presidenta Cepace

Patricia Verdugo encabeza una directiva que ha debido sortear períodos complejos. Un Cepace con sensibilidad de mujer, que se inició únicamente con integrantes femeninas y que tuvo que cambiar sus prioridades y metas debido; primero al estallido social y; luego, a la pandemia.

– Patty, ¿cómo evaluarías el año 2020 para el Cepace?

Para el Cepace este año fue intenso, un año que nos puso a prueba en varios aspectos, de mucho aprendizaje… Considerando todo esto y haciendo un balance final, creo que fue un año para agradecer. Porque logramos generar una energía que nos permitió encontrarnos o reencontrarnos con lo verdaderamente importante: lograr instancias de escucha activa para generar una cultura de diálogo constructivo e ir en ayuda de aquellas familias que más lo necesitaron.

– ¿Tuvieron que cambiar metas y proyectos que se habían trazado?

Por supuesto que sí, ya desde el estallido social notamos un impacto en varias de las familias de nuestra comunidad, por lo que ya en ese momento pensamos en que tal vez las actividades como la fiesta Cepace iban a tener que posponerse. Luego con pandemia, volcamos toda nuestra energía y dedicación para generar algo que permitiera ir en ayuda de las familias que más lo necesitasen.

– Para la mayoría fue un periodo de aprendizaje instantáneo, había que muchas veces improvisar, ¿sintieron el apoyo de las familias?

Más que improvisar, nos vimos en la necesidad de acelerar la toma de decisiones y lograr poner en práctica lo antes posible, aquellas iniciativas y actividades que fueran en ayuda y apoyo de quienes lo requerían.  Y aunque para algunos, no fuimos la mejor directiva, en el momento de cooperar, la mayoría estuvo presente.

– ¿Que esperan del 2021?

De este año, lo que esperamos es que podamos cada uno y como una gran comunidad, poner en práctica todos los aprendizajes que nos trajo el año que se fue. Esto es, que podamos darle importancia a lo realmente valioso de la vida, a disfrutar al máximo cada momento, a conectarnos con el aquí y el ahora, a sentir que estamos con otros y que ¡juntos siempre se puede!

– ¿Podrán retomar planes o proyectos que debieron postergarse?

Esa es la idea, aunque sabemos que este año todavía será un año de transición, la idea es que al menos para el segundo semestre podamos, y eso le tocará a la Directiva Cepace que continúe, volver a disfrutar de actividades o proyectos, siempre en beneficio de todas y todos quienes formamos parte de esta comunidad Epullay.

– ¿Cuáles son los principales desafíos?

Creemos que nuestro principal desafío es seguir estando atentos a las necesidades de nuestras familias, hacer que sus experiencias sean mejores, más amables, que se sientan escuchados y que podamos generar instancias de cambio.

– ¿Cuáles consideran sus principales logros?

Nuestro máximo logro fue, sin lugar a duda, el desarrollo de las actividades enmarcadas en el proyecto: Familias Epullay 2020. Instancia que nos hizo reencontrarnos como comunidad, todos con un mismo objetivo en común: nuestras familias. Aquí quiero en nombre de la Directiva Cepace, delegados representantes de los ciclos del colegio y mesa de delegados, agradecer profunda y sinceramente a toda la comunidad. Este proyecto se pudo llevar a cabo gracias a ellos. Tuvimos diversión, emoción, aprendizaje, música, teatro, canto, juegos… tanto talento que pudo ser valorado por todos. ¡Cuanto talento hay en nuestra comunidad!

Esta Mesa de Acción Social marca el inicio de un ciclo, por primera vez logramos generar un organismo articulado, estructurado, dinámico, proactivo que incluyó a apoderados, delegados, pastoral, acción social, convivencia, profesores, estudiantes y que generó esa energía que hace tan especial al grupo de madres y padres que nos reunimos en torno a nuestras hijas e hijos durante su etapa escolar. ¡Esperamos que esto se mantenga por mucho tiempo más!

– ¿Sienten que marcaron un precedente al partir como una lista solo de mujeres?

Por supuesto que el inicio de este Cepace tuvo algo especial, ¡por primera vez una directiva solo de mujeres! Con mucha fuerza e intensidad, necesaria para ir a paso firme y con ternura. Iniciamos en un período de conflicto, aprendimos a escucharnos para poder avanzar, generamos instancias de diálogo constructivo, el año que terminó nos permitió descubrir lo maravilloso de avanzar de la mano de otros, nos apoyamos entre todos y volvimos a mirar con amor a la comunidad a la cual pertenecemos. En este último período se nos unió la mirada masculina que nos trajo el complemento necesario y nos recargó de energía para lo que viene. Seguir avanzando con gestos de respeto y construyendo entre todos.

– ¿Habrá fiesta Cepace este año?

Jajaja… siempre son bienvenidas las instancias de diversión. Esperemos que sí, ¡pero eso dependerá de la Directiva que nos suceda!

Patricia Verdurgo, Cepace