María Teresa Burich: “La prioridad en este colegio está puesta siempre sobre el estudiante”

La psicóloga de los ciclos Aldea y Comunidad, que forma parte de este proyecto educativo desde este año, conversa sobre sus desafíos y experiencias en un período donde todo ha sido más incierto. Y valora el sello que los alumnos del Epullay demuestran con claridad.

Psicóloga de la Universidad Diego Portales, 29 años, María Teresa Burich Figueroa ingresó al Colegio Epullay a fines de febrero de este año. Su trabajo directo es con los ciclos Aldea y Comunidad, sus guías, estudiantes y sus familias. Para conocerla más, compartimos esta grata conversación.

-¿Qué valoras de la filosofía Montessori?

Nunca había trabajado en un colegio Montessori y mi enseñanza básica y media la hice en un colegio tradicional, por lo que de a poco he podido ir conociendo, aprendiendo y me he ido encantando de la filosofía Montessori.  Me hace mucho sentido el poder respetar los ritmos de aprendizaje, tiempos e individualidad de cada estudiante, valorar la diversidad y potenciar aquellas cualidades que observamos en las que destaca cada uno/a.

Creo que es fundamental también que la prioridad en este colegio esté puesta siempre sobre el estudiante, tener la posibilidad de conocer a cada niño/a, siendo un mundo por descubrir y del cual aprender.

Por otra parte, el principio de la autonomía, creo que es clave para el desarrollo integral del estudiante, y que es un aprendizaje que les va a servir para toda la vida.

-¿Cómo percibes al Colegio Epullay y a sus alumnos?

Desde que ingresé al colegio he podido observar la capacidad de reflexión, autoanálisis y pensamiento crítico que tienen los estudiantes de los Ciclos de Aldea y Comunidad.

Otro aspecto para destacar es la capacidad de liderazgo innato y de expresión de sus ideas con seguridad y apertura.

-¿Cuáles son las principales tareas y desafíos que te toca abordar con los estudiantes? ¿Se integra a las familias o se hace un trabajo más focalizado?

Ha sido fundamental el trabajo en equipo, considerando a las familias como parte de este equipo. Siempre se les plantea la importancia de trabajar alineados en pos del bienestar de cada estudiante.

Dentro de los principales desafíos observados en los estudiantes de los ciclos Aldea y Comunidad se encuentra la desmotivación generalizada por el contexto pandemia y todo lo que eso trae como consecuencia, no poder compartir con sus pares, no poder ir al colegio, enfrentarse a la rutina, sin duda es una temática que ha afectado a nivel transversal a los estudiantes del colegio, pero también es una realidad que se observa a nivel país en la población infanto-juvenil.

La pandemia trajo consigo muchos desafíos, adaptarse y re-adaptarse a los cambios lo que no ha sido fácil para los estudiantes, ni para la Comunidad Epullay en general, aún así considero que estos desafíos han dejado muchas enseñanzas y aprendizajes.

Alcancé a estar alrededor de tres semanas de manera presencial en el colegio, por lo que otro de los desafíos presentes ha sido poder mostrarme disponible y atenta a las necesidades de los estudiantes, guías y de mi equipo de trabajo. Poder establecer vínculos y espacios de escucha activa a pesar del contexto de trabajo en modalidad online.

-¿Cuáles son los principales temas que trabajan con los alumnos?

Existe un programa de “Desarrollo Personal”, en el cual se trabaja a nivel transversal, desde “Casa de los Niños” hasta “Comunidad”.  Las temáticas tratadas en cada unidad del programa de Desarrollo Personal tienen como objetivo el desarrollo de herramientas socioemocionales que se despliegan en la relación con uno mismo y con el entorno. Temáticas tales como “Acoso Escolar” “Afectividad y Sexualidad”, entre otros, los que llevan al estudiante en conjunto a su guía y sus familias, a la reflexión constante.

Ha sido fundamental incluir a las familias para cumplir el propósito que se encuentra tras el trabajo en el espacio de “Desarrollo Personal”. Se les envía cada mes una sugerencia de actividad y/o reflexión para abordar la temática que se esté trabajando.

Otro punto que ha sido relevante tratar, es transmitir a los estudiantes la apertura y flexibilidad ante todos las posibles emociones y sentimientos que pueden surgir al enfrentarse a situaciones estresoras, como podría ser una cuarentena. Validar constantemente sus emociones y necesidades.

En los Cuartos Medios, ha sido importante generar espacios de reflexión y conversación en torno a la “Orientación Vocacional”.

-¿El tiempo de pandemia y las cuarentenas, han sido especialmente demandantes?

De todas maneras, creo que la pandemia nos ha hecho enfrentarnos a nosotros mismos, y eso muchas veces genera una suma de emociones y sentimientos, a los cuales en ocasiones no estamos acostumbrados a enfrentarnos y que nos podrían generar incomodidad. La convivencia a nivel de familias es también siempre un desafío. Finalmente, un espacio que antes veíamos como espacio de distensión y relajo, hoy en día se ha tornado en un espacio de estudio, trabajo y además distensión.

Por lo que el desafío como equipo ha sido a nivel de comunidad poder validar esas emociones y acompañar en el proceso. Replantearnos las prioridades y quizás repensar también nuestras rutinas, dando espacio al autocuidado, con el fin de no llegar al agotamiento generalizado.

-¿Cómo ves en general a los estudiantes?

 Como nombraba previamente creo que el estudiante del Colegio Epullay Montessori destaca por su capacidad de liderazgo innato, sus ganas de aprender, la creatividad y el pensamiento crítico. Desde mi percepción veo que los estudiantes son capaces de proponer ideas y formas de pensar, pero con respeto y apertura a otras ideas y modos de pensar.

Me ha llamado la atención todo lo que valoran los espacios de escucha y de reflexión, como por ejemplo “Desarrollo Personal” “Consejo de Curso” y “Consejos Generales”:

-¿Cuáles son los desafíos que vislumbran a corto plazo?

Considero que es fundamental continuar como equipo generando espacios de escucha, reflexión y diálogo a nivel colegio en torno a distintas temáticas relativas a la “Convivencia Escolar”. Algunas temáticas “macro”, como por ejemplo la “Inclusión”, pero también el hacer consciente de que la convivencia es algo que se trabaja en el día a día, en lo más cotidiano de nuestros distintos roles y labores dentro del colegio.

Como equipo de Convivencia Escolar, uno de nuestros principales focos, es ser visualizados por el contexto escolar, desde los estudiantes, sus familias, nuestros equipos de trabajo, guías, equipo directivo y todos los funcionarios; como un acompañamiento constante, el cual no da directrices de lo que se debe hacer al respecto en temáticas relativas a la convivencia y lo socioemocional, sino que lleva a la reflexión y a la toma de decisiones conjuntas.