Finalmente, después de dos años se pudo realizar el campamento padres e hijos, actividad que junto a otras nos identifica como comunidad educativa, pues es la expresión viva de uno de los pilares de nuestro proyecto formativo.

Este año, después de la pausa forzosa, se le quiso dar un nuevo impulso a esta instancia de encuentro y por tal razón se rebautizó como CAMPAMAY.

Vivimos dos días de intensa actividad en Picarquín, donde la alegría, la camaradería y la creatividad fueron transversales a padres, madres, hijos e hijas, lo que permitió que cada espacio de encuentro alcanzara los objetivos que nos habíamos propuesto.

Asimismo, también hubo espacio para la reflexión, la que se hizo presente en una celebración ecuménica y en un conversatorio, respecto a los desafíos que tenemos como humanidad para el futuro.

Gracias a todas las familias que participaron, pues su entusiasmo y compromiso hizo de esta actividad una experiencia, que estamos seguros perdurará en la memoria de quienes participaron en el CAMPAMAY 2022.

Consejo Directivo