En la mañana del lunes 9 de marzo, el colegio se vistió de morado y verde. Al mismo tiempo, los muros y murallas del colegio se cubrieron con pancartas y carteles que mezclaban frases y dibujos realizados por las mismas alumnas, comunicando mensajes referidos al empoderamiento femenino, que exigían los mismos derechos y privilegios que se les otorgan a los hombres.

De esta forma se hacía un llamado a dejar de lado el sistema patriarcal en el que vivimos y a no continuar aceptando conductas machistas, que denigran a las mujeres.

En la acogida se expuso un video en todos los cursos, en el que se podía ver cómo la mujer es víctima de estereotipos, juicios, críticas y represiones que solo conducen a su opresión. El objetivo que nos propusimos fue que luego de su visionamiento, cada curso tuviese una reflexión a partir de las opiniones, juicios y puntos de vista de los estudiantes del salón.

Para concluir este acto, con el que nos sumamos como estudiantes a la Celebración del Día de la Mujer, más de cincuenta mujeres abandonamos el colegio a la una de la tarde para dirigirnos a una charla rodeada de naturaleza, donde dos mujeres eco-feministas nos compartieron su visión respecto a la mujer, el sistema y el feminismo, llevándonos a una linda y empoderada conversación donde todas compartimos nuestros pensamientos más íntimos y verdaderos.

De esta forma dimos término al mágico día y quedamos convencidas que todas las niñas presentes en las actividades pudieron sentirse seguras, acompañadas y escuchadas, comenzando así, con lo que queremos lograr en el mundo entero.

Estamos seguras de que poco a poco, el camino de todas las mujeres y niñas en la búsqueda de nuestra unidad y dignidad, se está haciendo verdadero.

Amelia G y Amalia C.

En el contexto de la intervención feminista llevada a cabo por nuestras compañeras, a propósito del Día de la Mujer, un grupo de compañeros del colegio organizó una actividad para todos los hombres de Aldea y Comunidad con el objetivo de comenzar un trabajo de deconstrucción y revisión de todas las actitudes y estereotipos patriarcales que afectan nuestra cotidianidad.

Creemos importante resaltar la intervención de nuestras compañeras, y la oportunidad que nos brindaron para no sólo ser espectadores; sino también partícipes con miras a mejorar nuestro espacio tanto a nivel personal como colectivo.

La actividad consistió en una pequeña charla introductoria para definir conceptos, y posteriormente una   reflexión en grupos sobre los permisos y prohibiciones que cada estereotipo de género tiene implícitos, y cómo nos afectan en la cotidianidad.

Destacamos la participación entusiasta de todos los asistentes, y esperamos que más compañeros se sumen y que esto no sea más que el inicio de un largo proceso, que todos como miembros de esta sociedad tenemos por delante.

CECEM