Conversamos con tres profesores de distintos ciclos de nuestro colegio para conocer de primera fuente cómo vivieron este año que acaba de pasar y que fue bastante desafiante para todos. Y también para saber qué esperan y proyectan de este 2021 que se inicia. Paulina, Mario y Alejandro, dan a conocer sus experiencias pero, a la vez, son el reflejo de lo que muchos de nuestros docentes han vivido este tiempo: su entrega y constante espíritu positivo.

PAULINA DIAZ, CASA DE LOS NIÑOS 

(Co-guía preescolar C)

-¿Cómo evaluarías el año 2020?

Sin duda el año 2020 fue un año atípico, lleno de retos e incertidumbres. Un año con diferentes caras y visiones, donde todos somos igualmente vulnerables y que, al finalizar, nos invita a reflexionar sobre las cosas verdaderamente importantes, a valorar la vida familiar y la solidaridad. 

-¿Qué fue los más difícil ?

Creo que lo más difícil fue enfrentarse a nuestra capacidad de resistencia y adaptación a  nuevos “cambios”, cambios que no solo se han visto reflejados en nuestra labor como docentes, sino también en nuestros hogares mediante la implementación del teletrabajo, entrelazando día a día la vida doméstica con la laboral.

-¿Cómo viste en general a los alumnos y sus familias?

Mi visión es que en un primer momento todo lo qué pasó fue muy rápido e inesperado, y tanto para las familias como para nuestros alumnos esto no fue indiferente. Bajo esta mirada, se buscaron instancias de conversación con las familias, abordando el tema desde la contención, así como también el trabajo realizado con los niños y niñas del preescolar, motivando a través de la pantalla con distintas actividades que permitieran expresar y fomentar la comunicación con respecto a lo que estaba sucediendo, y de esta forma buscar un equilibrio emocional. Creo que al final fue un trabajo positivo, el cual se vio reflejado en familias muy agradecidas, niños contentos y a su vez esperanzados.

-¿Qué lección o aprendizajes crees que lograste este año?

Unos de los principales aprendizajes de este año fue mi capacidad de resiliencia, el verme enfrentada a distintas dificultades y poder superarlas, entendiendo que todos somos igualmente vulnerables y que por lo mismo agradezco de estar sana y con vida.

-¿Cómo ves el 2021 y que esperas de él?

Tengo una mirada esperanzadora del 2021, con un paso más avanzado por todo lo que hemos pasado. Creo que será un año donde enfrentaremos las situaciones de una manera distinta, con una visión clara enfocada en lo positivo. Espero que todo esto por lo que hemos pasado nos sirva para reflexionar y a valorar más el aquí y el ahora. En el 2020 no solo  vivimos…también aprendimos.

MARIO BUSTOS, SALÓN
(Co-guía Taller 2 A y B)


-¿Cómo evaluarías el 2020?
Evaluaría el 2020 como un año que nos puso a prueba en cada minuto, entregándonos prueba tras prueba, aprendizajes, tanto mentales como espirituales. Dentro de nuestra comunidad tuvimos muchas pérdidas y sin duda, recordaremos por mucho tiempo este periodo. Profesores y profesoras pusieron, por sobre todo, amor y a sus estudiantes, amor del que se demuestra con trabajo y acompañamiento.

-¿Qué fue lo más difícil?

En lo que al colegio respecta, una de las cosas más difíciles fue conocer y aprender sobre nuevas herramientas digitales que nos permitieran continuar, con el aprendizaje en cada uno de nuestros salones y también con la vinculación y contacto que nos caracteriza como colegio. Nunca habíamos estado tan cerca de las pantallas y esta vez, nos vimos necesitándolas y tratando de usarlas de buena forma. También fue difícil la organización del tiempo, continuar el trabajo en nuestras casas fue un desafío que aún continúa.

-¿Cómo viste en general a los alumnos y sus familias?

Al principio, la incertidumbre era la tónica y esto iba acompañado de mucha tensión y miedos. Con el paso del tiempo, niños y niñas aprendieron a vivir en esta nueva forma, a convivir en la lejanía física y creo que al día de hoy se lleva de mucho mejor forma.

-¿Qué lección o aprendizaje crees que lograste este año?

Para mí, uno de los más grandes aprendizajes fue el tener conciencia de la importancia de agradecer, agradecer incluso las pruebas y momentos difíciles. Agradecer es un proceso que muchas veces cuesta, principalmente cuando se ve todo negro. Cuesta pero creo que es un acto sanador, que llena de energía y luz. 

-¿Cómo ves el 2021 y qué esperas de él? 

Tengo mucha esperanza en el 2021, creo que si bien el comienzo será muy similar a lo que vivimos en este cierre del 2020, vendrá un tiempo mejor, donde estamos más preparados/as y hemos logrado poner el foco en las cosas verdaderamente importantes, nuestra salud, las buenas relaciones y por sobre todo, la colaboración y construcción de comunidad.

ALEJANDRO LEÓN, COMUNIDAD

(Profesor de Biología I° y II° Medio, profesor Jefe III Medio B)

 

-¿Cómo evaluarías el 2020?
El 2020 fue un año totalmente distinto, que nos sacó de la rutina de golpe. SI creíamos que veníamos viviendo todos los años de manera parecida, con los mismos tiempos, las mismas rutinas, todos los años pasando lo mismo, el 2010 vino a cambiar todo. Vino a meternos más en la vida en nuestras casas, a que inevitablemente tuviéramos que convivir con nosotros mismos y nuestras familias. Un año más dramático también porque se vio más sufrimiento. Lo evaluaría como un año distinto, que nos desafió, nos provocó. Me parece que en el fondo, nos pide algo más, nos llama a algo, creo que nada es al azar y es algo que teníamos que vivir.  

-¿Qué fue lo más difícil?

La distancia social. Es estar lejos de gente que uno quiere, la familia con la que uno no vive pero que son cercanos: mis papás, hermanos, tíos. Eso para mí ha sido lo más complejo. Ciertas rutinas, celebraciones, momentos juntos que se echan de menos. En el trabajo es algo parecido: tener que estar a distancia, el no estar presencialmente, el acompañarse, el compartir la vida del día a día. Fue un año más íntimo en nuestro núcleo más cercano.

-¿Cómo viste en general a los alumnos y sus familias?

Si bien no soy muy amigo de generalizar, puedo hablar de un promedio. Creo que se pusieron en juego muchas cosas, que hubo momentos complejos para todos, hubo momentos de confusión, momentos de resignación, de no aceptar determinadas cosas, momentos de cansancio. Creo que de todo un poco. Pero creo que se logró salir adelante bien, en el caso de las familias, al menos las que vemos más cercanas, fueron en su mayoría un 7, apoyando, acompañando, dialogando, super empáticos con la labora de los profesores y el colegio. Se puso en juego todo los estudiantes y las estudiantes han aprendido en su vida porque les tocó ser autónomos. Más autónomos que nunca, porque se decía “la actividad que hay que hacer esta, la presentación es esta, los materiales son estos…”.  Tuvieron que se muy autónomos desde sus casas y se puso en juego eso, pero salieron adelante muy bien.
Y las familias, con las dificultades que hubo, con los momentos difíciles, también salieron adelante, apoyando. 

   

-¿Qué lección o aprendizaje crees que lograste este año?

Uno es la plasticidad como seres humanos, me impresiona la capacidad de adaptarnos, también porque tenemos un grupo humano que nos ayuda a eso. Lo segundo es el poder agradecer las instancias, los momentos en que nos podíamos reunir, el encontrarse, el abrazarse, es primordial valorarlo. Y finalmente, vivir el día a día, el presente. Como nunca, hemos tenido momentos de gran incertidumbre, sin saber que pasaría la semana siguiente, aun no sabemos bien cómo vamos a estar en marzo, y eso no ha obligado a vivir en el corto plazo. A algunos nos costó al inicio, pero lo aprendimos. 

-¿Cómo ves el 2021 y qué esperas de él?
Creo que será un año de transición, es importante seguir apoyándonos, motivándonos, cuidándonos. A que tengamos todavía la paciencia para hacer las cosas bien, no adelantarse, ir en los tiempos que corresponda según lo que se nos vaya pidiendo. Uno espera vivir el reencuentro este 2021, con los seres queridos, poder reunirse con más libertad, ir a más lugares con más libertad, con esa cercanía que necesitamos como seres humanos. Espero que sea un año de reencuentro, pero que necesitará de paciencia y de sacar muchas enseñanzas de este período que hemos vivido. Que podamos retomar una realidad que también será nueva, siento que será como cuando una persona pasa por una enfermedad compleja y eso le cambia la mirada de las cosas.