Resumen de Antecedentes

A continuación se resumen los antecedentes que motivaron la creación del Proyecto, sus características fundamentales, los principios educativos que lo sustentan y el sistema de organización que propone. Todo lo anterior se explicita como antecedente para toda la comunidad educativa y en especial como el lineamiento principal para los responsables de construir nuestros programas de estudio y de velar por la continuidad del Proyecto Educativo.

1. ANTECEDENTES

1.1 Orígenes del Proyecto

El Proyecto del Colegio Epullay tuvo su origen en un grupo interdisciplinario de profesionales católicos comprometidos con la responsabilidad de educar. Deseosos de ofrecer a la comunidad su experiencia personal de años con el Proyecto Educativo de los scouts, la iniciativa se orientó a ser testimonio de pedagogía activa y de educación centrada en la persona. Es un proyecto, que, siendo idealista en el marco de la educación nacional, buscó responder a las legítimas inquietudes que dominan nuestro medio. El doble desafío consistió en proporcionar una excelente preparación académica, unida a un gran sentido de la responsabilidad, pero sin dejar de lado los valores intransables de una comunidad consciente del sentido trascendente de nuestra existencia.

La experiencia scout en el medio educativo no formal parecía proveer importantes elementos propios de desarrollo espiritual como ser la adhesión voluntaria a un ideal de vida, el descubrimiento de Dios en la naturaleza, la vida de consejo y reflexión, las liturgias y celebraciones que le son características. También en el ámbito social es conocida su orientación solidaria, la integración social y cultural que motiva sus actividades, la participación de los jóvenes en pequeños grupos sociales para aprender a ejercer el liderazgo y a postergar sus intereses personales a los del grupo, etc. Sin embargo, en el área cognitiva su recorrido no es comparable al de otros medios educativos. Por otro lado, requiere del niño una cierta autonomía de los padres y la capacidad de integrarse a un grupo de pares, lo que sucede comúnmente a partir de los siete u ocho años.

El complemento perfecto lo proporcionó la filosofía educativa Montessori, que es un método eminentemente cognitivo y que está orientado especialmente a los primeros años de la educación, pero que abarca amplios aspectos de la formación de la persona, constituyendo por sí solo una filosofía de vida. Tiene su base en la observación científica del niño, lo que le ha permitido desarrollar conceptos tan fundamentales como el ambiente preparado, los períodos sensibles, la mente absorbente y el material educativo propio del enfoque educacional Montessori. Es así como las dos orientaciones educativas principales del colegio se refuerzan mutuamente en sus aspectos más débiles.

No obstante, nuestro colegio ha pretendido no identificarse con una orientación en particular, sino que toma los mejores elementos de la educación católica, de la filosofía Montessori, del Proyecto Educativo Scout y de otras valiosas iniciativas, para constituir un proyecto original, en que la característica básica es el espíritu innovador y la constante revisión crítica de nuestros conceptos.

La araucaria, como símbolo de sublimación de la Creación por parte del hombre, y la cruz, se confunden para formar la imagen de nuestro colegio. Epullay, vocablo mapuche que se traduce como dos vientos, simboliza la conjunción de lo que es uno solo: materia y espíritu.

1.2 Situación de la Sociedad Chilena

Es común hablar de crisis cuando un cambio es inminente. Sin embargo, conceptos como educación y familia se encuentran constantemente en cambio y es difícil diagnosticar una crisis del momento. En lo que sí se debe estar atento es en la dirección de esos cambios, ya que la sociedad con frecuencia no es capaz de asumir cabalmente su responsabilidad de orientar los cambios en favor del hombre. El rol del colegio como elemento de la sociedad es de suma importancia en cuanto a ofrecer alternativas y crear un cuestionamiento en torno a estas materias.

La creciente competitividad de la sociedad ha provocado, entre otras cosas, una extensión en las jornadas de trabajo y la incorporación cada vez mayor de las madres al mundo laboral. Esto crea en los padres una mayor desvinculación de la educación de sus hijos y una progresiva desintegración de la familia. Es posible que el colegio alargue sus jornadas de trabajo para que los jóvenes ocupen creativamente su tiempo libre, pero no va a solucionar el problema de fondo.

La competencia exacerbada también ha provocado una obsesión por alcanzar carreras universitarias, sin que importe descubrir la verdadera vocación de cada uno. Se privilegian para esto los resultados académicos por sobre las experiencias vitales, que son las que le van a permitir desenvolverse como seres íntegros y capaces de ser felices. La desorientación de los egresados es tan grande que el grado de deserción de éstas carreras es en promedio superior al 40%, provocando un despilfarro enorme de recursos para el país.

Los diagnósticos realizados en el plano educativo señalan que el enfoque de la actual educación chilena está en crisis y no responde a las necesidades de hoy día. Todos los diversos ámbitos de la cultura están de acuerdo en la necesidad de un cambio, pero ¿qué es lo fundamental que hay que cambiar? ¿Qué tipo de persona será capaz de resolver problemas éticos, científicos y tecnológicos de complejidad?

El sistema educativo nacional se ha visto muy beneficiado en los últimos años con políticas de investigación y evaluación, mejoramiento de los sistemas de perfeccionamiento docente, destinación de mayores recursos al sector e iniciativas individuales bien intencionadas. Sin embargo, prevalece aún el estudio memorístico, por sobre el desarrollo de la creatividad, y el énfasis en lo intelectual, por sobre los valores éticos y culturales.

En una entrevista publicada en el diario El Mercurio en Agosto de 1994 se señaló: En este punto, el ministro recalcó que en la sala de clases la modernización pasa por la sustitución de la enseñanza frontal por nuevas metodologías pedagógicas, lo que deriva en el reemplazo de las clases tradicionales por otras activas y personalizadas, con alumnos trabajando en grupos y con fuerte apoyo de textos, guías de trabajo, computadores y otros medios. “Significa un nuevo rol de los docentes, como facilitadores del aprendizaje; el proporcionar más tiempo de aprendizaje y un esfuerzo por generalizar un ciclo común de 10 años de enseñanza”, puntualizó.

1.3 Orientación del Cambio

Pensamos que la respuesta a la problemática actual no se basa fundamentalmente en cambios curriculares o en mayores medios para la educación. Tampoco es fundamental cuánta tecnología se use en el sistema educativo. Creemos que tampoco la idea es formar para el siglo XXI o para el mañana. Sostenemos que “hay que educar para el presente, con responsabilidad de futuro”.

El cambio debe ser un cambio del hombre mismo que se forma y no de su periferia. En la filosofía educativa Montessori es central un cambio en el carácter y la personalidad, sin lo cual es imposible un cambio en la educación. A partir de un ambiente física y psíquicamente preparado es posible que el niño desarrolle la voluntad, el respeto al otro, el amor al trabajo y la autodisciplina, lo que llamamos “educación para la libertad”.

El cambio, entonces, se refiere a las concepciones tradicionales de enfrentar el quehacer educativo. Una personalidad libre que se autoeducó será capaz de abrir nuevos caminos, distintos al de una adaptación sumisa a corrientes actuales como el consumismo y el mecanicismo. La educación de la voluntad en un marco valórico adecuado permite decidir y elegir.

Algunos aspectos relevantes de nuestra propuesta son:

  • Un cambio centrado en el amor, realidad biológica y trascendente que es lo único que produce una apertura en la inteligencia humana.
  • Un cambio que implique la armonía entre ciencia y fe.
  • Un cambio en la concepción misma de la inteligencia, una orientación hacia la capacidad de resolver problemas, pero, por sobre todo, hacia el enriquecimiento de la convivencia humana.
  • Un cambio en relación a la autoridad y la disciplina. Más que seres obedientes, formar seres colaboradores.
  • Un cambio en la competencia exacerbada, que ciega la inteligencia y anula la generosidad humana.
  • Un cambio hacia el ejercicio responsable de la libertad.

2. PRINCIPIOS EDUCATIVOS

2.1 Sentido de trascendencia

Vencer todo lo que de algún modo aparta de Dios; en éste sentido, trascendencia. Lo sobrenatural se basa en la naturaleza del hombre y lo más importante de nuestra labor debe ser desarrollar esa naturaleza, a través de la cual llegamos a la trascendencia. Descubrir la misión que Dios ha asignado a cada uno en éste mundo es un objetivo terminal de nuestro proyecto educativo. Queremos que los niños y jóvenes aprendan a tomar opciones, que luchen por hacer de sus vidas un proyecto y ser conscientes de su dignidad de hombre.

Somos una comunidad que camina en la búsqueda de Dios y que pide a sus miembros vivir auténticamente y dar testimonio de su fe personal. Al igual que la familia ejerce el rol de iglesia doméstica, el colegio colabora y reafirma en la práctica este sentido de iglesia.

2.2 Ambiente Preparado

Constituye uno de los pilares de la metodología Montessori. Se refiere en primer lugar al ambiente físico que permite el desarrollo de las energías y necesidades del niño, a través del trabajo con material concreto que responde a sus características sicológicas. El aprendizaje se realiza a través de la observación, la experimentación y la actividad personal, permitiendo a los jóvenes realizar por sí mismos, adquirir experiencias personales y desarrollar la creatividad.

También se refiere al ambiente afectivo que permite la expresión y desarrollo de sentimientos y emociones, del que el guía es un elemento más. El niño vive el respeto, la solidaridad, la voluntad, la autonomía, la libertad. Todo lo anterior son formas humanas que se conjugan y desarrollan en éste ámbito para conformar una verdadera “escuela para la vida”.

2.3 Educación en libertad para la libertad

Si el hombre es un ser racional capaz de conocer la verdad y si su voluntad debe elegir los valores en base a los cuales ordenar su vida, la libertad es el medio insustituible dentro del cual deberá ejercer esas facultades. No sólo se educa la libertad como un objetivo, sino que forma parte del ambiente en que el joven se desarrolla, esto es, libertad como metodología.

Queremos ayudar a nuestros jóvenes a ser ellos mismos y vivir por sí mismos, siendo agentes de su propio desarrollo.

2.4 Vida en naturaleza

Especial importancia adquieren las actividades en la naturaleza. Los desafíos de la naturaleza retornan al joven los ritmos naturales y estimulan la creatividad que la vida excesivamente organizada de las ciudades dificulta. Estos mismos desafíos crean vínculos poderosos entre los miembros del grupo y posibilitan una comprensión profunda de la vida en sociedad. La naturaleza es un ámbito en que la libertad puede ser ejercida espontáneamente.

También juega un papel fundamental en el desarrollo espiritual de los jóvenes, no como un sustituto de la religión, sino como un testimonio de creación, un mensaje del Creador a través de su obra y una invitación a la co-creación.

2.5 La guía del adulto

El adulto de nuestro colegio es una persona que no sólo comparte y se identifica con los objetivos, principios y fundamentos de nuestro proyecto educativo, sino que además se esfuerza por ser un testimonio de ellos. La capacidad de entrega del adulto va en directa relación con la capacidad de hacer suyos los objetivos y la misión del Proyecto Educativo.

El educador, manteniéndose como tal, se incorpora alegremente a la vida juvenil, ayudando a descubrir y a revelar, evitando las posturas impositivas. Toda autoridad se justifica en la medida que existe para la libertad de quienes se educa. Este estilo de educación facilita el diálogo y la cooperación entre generaciones.

2.6 Educación para el amor

Preparamos para el amor, fuerza capaz de construir una familia formadora de personas, educadora de la fe y promotora del desarrollo. Fomentamos en los jóvenes la lealtad a su país en armonía con la promoción de la paz a todo nivel. Inculcamos el amor a nuestra tierra y nuestro pueblo sin hostilidades de clase o nación.

El joven que crece en nuestro colegio es una persona de conciencia libre, respetuoso de la libertad de los demás, interesado en humanizar al mundo, construir la historia y crear una nueva sociedad participativa y fraterna. Incentivamos las actitudes de solidaridad y democracia, reforzadas con iniciativas concretas dentro y fuera de las aulas.

2.7 Desarrollo integral

Queremos contribuir al desarrollo de los jóvenes mediante la realización plena de sus potenciales espirituales, sociales, intelectuales y físicos. Sostenemos que todos los ámbitos de una persona están íntimamente relacionados y que los factores emotivos, físicos e intelectuales inciden uno en el otro.

Por otro lado, el curriculum permite integrar todas las áreas del conocimiento para permitir una visión más armónica de la realidad. Se complementan especialmente emoción y conocimiento, ya que en virtud de la libertad que se ofrece al niño, hay un estado emocional que acompaña al trabajo intelectual, permitiendo una mayor comprensión y motivación al trabajo.

3. ORGANIZACIÓN DEL PROCESO EDUCATIVO

3.1 Ciclos de Enseñanza

Los niños de nuestro colegio se agrupan por edades, es decir, conviven dentro de un mismo ambiente alumnos que tienen distintas capacidades y nivel de conocimiento. Esto posibilita el enriquecimiento mutuo y la colaboración. Así como los menores se motivan a imitar las actividades que realizan los alumnos más avanzados, éstos se sienten y actúan como modelos y como co-responsables del quehacer del salón.

Esta agrupación de alumnos coincide con los subciclos en que están estructurados los programas ministeriales de educación, para permitir una mejor coincidencia de los objetivos.

3.1.1 Educación preescolar

Agrupa niños de 3 a 6 años en un ambiente familiar que busca preparar y suavizar la transición entre el hogar y el colegio. Dos educadoras por salón son las encargadas de encauzar la curiosidad y las inquietudes de cada niño. Se estimula especialmente la formación de hábitos, la exploración sensorial del entorno, el desarrollo del lenguaje, tanto materno como extranjero, el desarrollo de la matemática y otras áreas del interés del educando. Se busca despertar en los niños el interés por colaborar, contrarrestando el egocentrismo propio de esa edad. Se asumen los principios y metodología propias del colegio, prestando especial atención a los requerimientos particulares de cada niño.

3.1.2 Primer Ciclo Básico

Comprende los cursos de 1o a 4o básico y se divide en dos subciclos. Normalmente en un salón se contará con un Guía y un Asistente, los que abarcan la gran mayoría de los contenidos que corresponden a los objetivos. Profesores especialistas apoyan el trabajo en áreas específicas como ser inglés, música, expresión artística y manual y las actividades deportivas.

Desde los primeros días se incentiva la conquista progresiva de la autonomía mediante el desarrollo de la capacidad de elección y de iniciativa. Ya en esta temprana edad se empieza a desarrollar un programa de autoestima para que los alumnos adquieran una actitud positiva frente al trabajo y a la vida.

3.1.2.1 Primer Sub-ciclo

Corresponde a los niños de 1o a 2o básico, los que se agrupan en el llamado Taller 1. Se caracterizan por una mejor motricidad fina y coordinación. Utilizan conceptos globales, concretos e intuitivos. Se busca generar en ellos confianza en su capacidad de aprender y de elaborar y cumplir metas.

El desarrollo social de éstos niños va progresivamente permitiendo una mejor relación con los otros y un mayor trabajo grupal. El desarrollo de la lectura y escritura es primordial, por cuanto les abre un mundo lleno de desafíos y estímulos. De ésta manera se expresan y reflexionan acerca de su realidad inmediata: el colegio, la familia y su país. Las matemáticas logran un notable avance, gracias a los materiales concretos con que se estudian los conceptos de cuantificación, clasificación y comparación. En lo físico se les ayuda a conocer su cuerpo y a controlar sus movimientos. En lo artístico se busca estimular la sensibilidad ante lo bello y explorar diferentes técnicas. En lo religioso se invita al niño a identificar los valores cristianos, a descubrir a Dios como creador del universo y a aprender algunas oraciones y expresiones de agradecimiento, alabanza y perdón.

3.1.2.2 Segundo Sub-ciclo

Normalmente comprende los cursos de 3o a 4o básico, los que se agrupan en el llamado Taller 2. La orientación del pensamiento en ésta etapa sigue siendo esencialmente concreta, pero con una mayor capacidad de razonamiento y comprensión objetiva. Su inquietud por conocer y aprender es insaciable y constantemente necesitan desafíos que se proveen en lo intelectual y en lo físico.

Este ciclo es de consolidación del anterior, especialmente en cuanto al desarrollo del lenguaje. Se caracteriza por una mayor utilización práctica de conceptos matemáticos y científicos, una agudización de la capacidad de observación y un mayor uso de implementos tecnológicos como computadores y otros equipos existentes en el ambiente. El desarrollo físico contemplará competencias organizadas y juegos de equipo. La integración a las actividades de naturaleza y en el grupo scout comienza en éste ciclo. Algunos niños comenzarán su preparación a la Primera Comunión.

3.1.3 Segundo Ciclo Básico

Comprende los cursos de 5o a 8o básico, agrupados en dos sub-ciclos de igual duración en forma de Talleres. El trabajo busca profundizar contenidos, ahora desde distintos enfoques y con profesores más diversos, los que se encuentran coordinados por el guía a cargo de cada salón.

La jornada se alarga respeto del ciclo anterior para permitir que los alumnos realicen tareas y ejercicios guiados. En ésta y otras actividades es fundamental el trabajo con textos y fichas de investigación, así como el apoyo de computadores y otros medios audiovisuales. En lo religioso se les invita a descubrir a Dios en la vida cotidiana, en su relación con los demás, en sí mismos y en la naturaleza.

 

3.1.4 Ciclo Medio

Comprende los cursos de 1o a 4o año de educación media. Existe un número óptimo de 28 alumnos por curso para establecer una dinámica enriquecedora. Dependiendo de la cantidad de alumnos se podría trabajar en Talleres de uno o dos niveles diferentes.

Es en ésta etapa terminal de la educación donde se hacen más explícitos los principios del colegio y donde se refuerza más aun la autonomía, el trabajo en pequeños grupos, la participación y el conocimiento de la sociedad, con el objetivo de preparar adecuadamente a los jóvenes para proseguir sus estudios superiores o quizás incorporarse inmediatamente a la vida laboral.

El esquema de trabajo es muy similar al de la educación superior, sustentado por toda la preparación efectuada en enseñanza básica. Cada joven conoce y distribuye su tiempo en las distintas materias, para lo cual existe un programa semanal y mensual que debe ser cumplido. De acuerdo al programa, en todo momento hay simultáneamente en el salón dos ó tres profesores de diferentes materias, que se encuentran para orientar el trabajo de los jóvenes en el Taller.

Será una preocupación permanente de cada Guía el lograr progresivamente que el quehacer de los salones se vea enriquecido y complementado con experiencias personales. Los campamentos, las campañas solidarias y actividades de servicio, la participación en el Centro de Alumnos y en las Comisiones, el trabajo de misiones y de pastoral, el cuidado de la huerta y los animales, las visitas a universidades y museos, las actividades de obtención de fondos y las prácticas en empresas; todo debe llevar a que el joven que egresa de nuestro colegio pueda hacer su última y gran elección, la de cómo va a vivir su vida.

3.2 Áreas de Desarrollo y Experiencias Educativas

Todo el ámbito educacional del colegio se divide en Áreas de Desarrollo, las que agrupan distintas Actividades o Experiencias Educativas. En muchas Áreas la proyección de nuestro trabajo hacia el hogar es fundamental, para lo cual es indispensable la colaboración de las familias. Las Experiencias Educativas pueden comprender desde un evento puntual de un solo día, como ser un campamento o una clase, hasta plazos continuos de hasta un año o ciclo, como ser el conjunto de clases de una determinada materia. Evidentemente existen actividades que complementan el trabajo en más de un Área de Desarrollo, como también es difícil identificar límites entre ellas.

Por otro lado, por el principio de educación integral no se habla de asignaturas aisladas sino de áreas de conocimiento y trabajo, como ser:

  • Vida práctica
  • Ciencias
  • Geometría
  • Sensorial
  • Matemáticas
  • Lenguaje, etc.

Si bien cada área posee materiales propios, se complementa e integra con las demás áreas, enriqueciendo en el niño el conocimiento de la realidad, que desde ésta perspectiva se le mostrará armónica y rica en relaciones.

Las Áreas coinciden con las áreas sicológicas de desarrollo, usadas además en el Proyecto Educativo de la Asociación de Guías y Scouts de Chile, y son las siguientes:

  1. Desarrollo espiritual: experiencias orientadas a la vivencia, la comprensión y la celebración de la fe cristiana.
  2. Desarrollo del carácter: incluye aspectos como la voluntad, la adhesión a valores, el conocimiento de sí mismo, el sentido del humor y, en general, todo lo que se oriente a la formación de la personalidad.
  3. Desarrollo de la creatividad: incluye la mayor parte de los contenidos cognitivos, artísticos y destrezas manuales, orientados a la capacidad de resolver problemas, de comprender al hombre y a descubrir la misión de cada uno.
  4. Desarrollo corporal: contempla el conocimiento y el desarrollo armónico del cuerpo, la higiene, la apariencia personal, la alimentación, el descanso y la distribución del tiempo, las actividades deportivas y recreativas.
  5. Desarrollo de la afectividad: comprende aspectos como la valoración de la familia, la aceptación y respeto por la propia sexualidad y la del sexo complementario, la asertividad, los afectos y emociones.
  6. Desarrollo de la sociabilidad: contempla el ejercicio de la libertad en forma responsable, el trabajo colaborativo, las actividades solidarias y de servicio a los demás, el desarrollo del lenguaje y la comunicación, los valores patrióticos, el respeto a la autoridad, la promoción de la paz y de la preservación de la vida.

3.3 Estructura Organizacional

Se asume que el organigrama actual deberá modificarse de acuerdo a las exigencias que su crecimiento le imponga.. Sin embargo, es posible identificar características permanentes de los agentes presentes en la organización.

  1. El Directorio está compuesto por los representantes de todos los accionistas de la Sociedad Educacional Epullay, cuya misión principal es la de velar por la continuidad del Proyecto Educativo que inspiró la Sociedad, así como de formular e implementar criterios para asegurar un crecimiento del colegio en el corto y largo plazo.
  2. El Consejo Académico es un organismo asesor que está compuesto por representantes de todos los estamentos del colegio (Directorio, dirección, docentes, apoderados), así como de especialistas en cada una de las corrientes que conforman el Proyecto Educativo. Tiene como principal misión la de orientar a la Dirección del colegio en aspectos referentes a la materialización del Proyecto Educativo.
  3. El Equipo Directivo está conformado por el Director Docente y por otros Directores o colaboradores que en la actualidad o en el futuro lo complementen y apoyen en la conducción de la organización desde su ámbito específico, ya sea pedagógico, pastoral, administrativo u organizacional.
  4. El Departamento de Pastoral es una instancia orientadora de todas las funciones y ámbitos del quehacer del colegio. Es responsable de organizar, promover y animar las actividades más explícitamente vinculadas a la formación religiosa y social de los alumnos, padres y personal del colegio. El Coordinador de Pastoral forma parte del Equipo Directivo.
  5. El Consejo de Profesores está formado por el conjunto de todos los educadores del colegio. Se reúne bajo distintas modalidades (como Jornadas de Profesores, Consejos Ampliados, Consejos de Ciclo, etc.) a reflexionar sobre la marcha del colegio y sus alumnos. Las orientaciones y políticas que elabora se expresan al Equipo Directivo en forma de recomendaciones y proposiciones.
  6. La Guía de Salón es la educadora encargada de coordinar todos los aspectos de un Taller y constituye el vínculo con las familias. Supervisa el trabajo de la Asistente, la selección de nuevos alumnos y las labores de apoyo psicopedagógicas y sicológicas. Vela especialmente por el ambiente físico y efectivo de su salón y es responsable del programa de cada niño y de las evaluaciones e informes.
  7. La Asistente de Salón apoya a la guía en su trabajo diario, velando además por el clima afectivo, cooperando en la elaboración del material educativo, participando en las evaluaciones y en la elaboración de los informes.
  8. Los profesionales de apoyo psicopedagógico y sicológico son externos al colegio y trabajan coordinados directamente por la Guía y en conjunto con la familia, para resolver anomalías o dificultades que, a juicio de la educadora, requieran de un apoyo especializado.
  9. Los Profesores Especialistas son educadores familiarizados con los principios pedagógicos del colegio, que dominan temas específicos como ser inglés, música, educación física, arte, religión u otros. Dependiendo del nivel de los alumnos, los alumnos tendrán intervalos regulares de clase con cada uno o podrán, en los cursos superiores, seleccionar su orientación de acuerdo a su programa personal. Los Especialistas podrán, a su vez, constituirse en Guías de Salón.

3.4 Evaluación

…“El aprendizaje no debe ser un esfuerzo para los niños, una carga o una tediosa tarea ejecutada para lograr la aprobación de alguien con autoridad. Por el contrario, debe ser el resultado de un interés y dedicación personal, así como de una comprensión del significado de las cosas. Cuando es así, el niño es capaz de orientarse respecto de la sociedad, a la historia del hombre y hacia el futuro.” Montessori Jr., La Educación para el Desarrollo Humano Pág. 131).

Bajo ésta premisa, queremos favorecer un cambio de actitud positivo ante el proceso de enseñanza aprendizaje. No pretendemos medir sólo logros académicos, sino una evolución integral del niño o joven. Para nosotros es igualmente importante los avances de tipo afectivo social, espiritual, físico o intelectual.

Desde el punto de vista técnico, nuestra evaluación se basa en diferentes técnicas para la recopilación de información, tales como tablas de observación diaria, evaluaciones escritas individuales y entrevistas personales. La evaluación de los aprendizajes se entenderán como una evaluación referida a criterios. Esto significa que se compara a cada estudiante con los objetivos propuestos y no con sus compañeros. Todo esto permitirá valorar el estilo de participación de cada uno de nuestros alumnos y reconocer los cambios que ocurran a través de su educación.

El proceso de evaluación es continuo, sistemático y planificado, y tiende fundamentalmente a facilitar la autoevaluación y la auto conciencia, tanto del alumno como del profesor. Esta conciencia de sí mismos pretende que el alumno discierna entre sus logros y fracasos, y más allá de eso, se cuestione, para reformular sus actitudes.

3.5 Actividades Complementarias

Se ha estado realizando una serie de actividades educativas como parte del curriculum, que buscan enriquecer y diversificar el ámbito educativo del colegio. Es así como en la actualidad se han estado realizando:

  • Grupo Scout, que cuenta con lobatos, lobeznas, guías y scouts.
  • Preparación a la Primera Comunión.
  • Talleres deportivos: natación, fútbol, gimnasia artística, handbol, ballet.
  • Talleres artístico culturales: arte, interpretación de instrumentos, folclore, teatro, manualidades.
  • Talleres científico humanistas: workshops de inglés, tutorías de apoyo, computación, ciencias.

Además se realizan:

  • CAMPAHI (Campamento padres e hijos).
  • Retiro de Semana Santa.
  • Visitas a museos.
  • Participación en eventos.
  • Visita a biblioteca.
  • Campamento de fin de año.
  • Aniversario del colegio.
  • Celebración del mes de María.
  • Liturgia de Navidad.
  • Campamento de verano.

4. EVOLUCIÓN Y CRECIMIENTO

Para hacer compatibles las condiciones pedagógicas adecuadas con un crecimiento sustentable existe un tamaño óptimo para el colegio y para cada nivel en particular. En el largo plazo se busca tener salones de alrededor de 25 alumnos, considerando un Guía, un Ayudante, y los profesores especialistas que se requieran para cada uno en los Talleres desde Preescolar hasta 8º básico. A partir de 1º medio se contempla un curriculum flexible coordinado por un Guía o Profesor Jefe a cargo del curso. Tres Talleres paralelos permiten una diversidad atractiva de personalidades, alcanzando cerca de 40 jóvenes en cada nivel.

Muchas intenciones han quedado plasmadas en estas páginas. Lo que hoy pueda parecer correcto, mañana lo podrá confirmar la experiencia que nos vaya enriqueciendo. Sin embargo, el hombre propone y Dios, en su gran sabiduría, dispone.

5. MISIÓN

Nuestra misión es que todos los que han pertenecido a la comunidad del Colegio Epullay se esfuercen por ser:

  • Un hombre y una mujer rectos de corazón, limpios de pensamiento, auténticos en su actuar , leales, dignos de confianza.
  • Respetuosos del hombre, de la vida, del trabajo humano, alegres, que comparten con todos; leales a su país, constructores de la paz en armonía con todos los pueblos.
  • Líderes en el servicio a los demás.
  • Integrados al desarrollo de la sociedad, que saben dirigir, obedecer, participar, concientes de sus derechos, también de sus deberes. Fuertes de carácter, creativos, esperanzados, solidarios, emprendedores.
  • Amantes de la naturaleza, respetuosos de su integridad.
  • Guiados por valores espirituales, comprometidos con su ideal de vida, en búsqueda permanente de Dios y consecuentes con su fe.