El proyecto Aldea Montessori (PAM) que se realiza en abril tuvo una gran transformación en su dinámica, la que se implementó en el segundo campamento. Asistieron el T4A y T4B en la primera semana y el T4C y T4D en la segunda. Se armó un campamento modular en que los jóvenes pudieron explorar múltiples áreas en forma simultánea. Esto permitió un trabajo más personalizado y disminuir al mínimo la dependencia del profesor. Mientras algunos buscaban especies en el bosque, otros escribían un ensayo, otros inventaban una canción, otros trotaban por los bosques, otro cocinaba panqueques, otro tallaba una cuchara de palo, etc. Los alumnos de mejor desempeño fueron agasajados con una noche de cine, uso del hot tub y torneo de arco y flecha.

La lluvia se manifestó con fuerza en la segunda semana, pero esto no impidió que el programa se desarrollara normalmente. Incluso hubo un trekking a la cascada en medio de la lluvia. Nuestra chimenea permitió que todos llegaran sanos y salvos de vuelta a Santiago. Sin duda que esta modalidad seguirá siendo la de los próximos PAM, ya que la experiencia es mucho más intensa y productiva.